Comida sana in corpore sano


El de Lepe

El de Lepe

Una vez un ventrílocuo estaba ahí echando chistes de Lepe enfrente de un público, y un Lepero ya cansado de esos chistes, se levanta y le grita:
- Oiga, ya estoy cansado de sus chistes contra nosotros los de Lepe, nosotros somos gente tranquila, no le hacemos daño a nadie, nosotros no somos ningunos hazmerreir... El señor avergonzado le dice:
- Que pena señor, yo no sabía que usted era de Lepe... Y el de Lepe dice:
- Usted cállese, que no estoy hablando con usted, ¡hablo con el muñeco que habla!